InicioFútbolEl barrio de Camp Redó (Mallorca) dice adiós a su campo de tierra

El barrio de Camp Redó (Mallorca) dice adiós a su campo de tierra

Victoria histórica en La Antoniana: el terreno de juego se equipa con césped artificial 4NX, mejora sus drenajes y suma equipamientos

«Para nosotros es una inyección de moral; los padres de los niños casi ni se lo creían», declaraba un emocionado Toni Server, vicepresidente del Club Independiente Camp Redó, cuando comenzó la instalación de césped artificial 4NX de Mondo en el campo La Antoniana. En Mallorca, este terreno de juego era de uno de los pocos de tierra sobre los que todavía se disputaban partidos oficiales. Este lunes se inauguraron las obras de acondicionamiento del campo en un acto que contó con la presencia del alcalde de Palma, José Hila, y representantes del Independiente, entre otros.

La reforma de La Antoniana ha incluido la instalación de césped artificial, nuevos drenajes, arreglos en los muros de separación entre el campo y los vestuarios y la instalación de focos led y redes de protección. Antes de la colocación del césped, el terreno de juego se tuvo que acondicionar colocando zahorra natural para compactarlo. Sobre el campo se ha instalado el sistema de césped artificial 4NX de Mondo, diseñado para soportar un uso intensivo y garantizar unas excelentes funciones deportivas y técnicas, y se ha realizado el marcaje de dos campos de fútbol 7 transversales.

El campo La Antoniana va más allá del aspecto puramente deportivo: es un centro cohesionador para el barrio de Camp Redó y, gracias al fútbol, de aprendizaje de valores para los más pequeños. «Ahora vendrán más niños a jugar aquí», confiaban los responsables del Club Independiente. Un convenio firmado el año pasado permitió que el campo, cuya titularidad pertenece a la Universitat de les Illes Balears, se cediera al Ayuntamiento por 15 años. «La reforma ha transformado un campo de tierra totalmente obsoleto en un campo de primera», declaró el alcalde de Palma, José Hila, en su visita a las instalaciones.

Artículo anterior
El municipio menorquín de Es Castell renueva su césped y estrena porterías y banquillos
Siguiente artículo
Antes de que existieran los tacos de salida, los atletas cavaban agujeros en la pista