InicioFútbolFútbol y rugby: ¿qué diferencias existen en los requerimientos de calidad para el césped artificial?

Fútbol y rugby: ¿qué diferencias existen en los requerimientos de calidad para el césped artificial?

La FIFA cuenta con un programa de calidad específico para césped artificial; World Rugby también marca sus propios requisitos en la Regulación 22. Existen varios puntos en común entre ambos, pero también particularidades propias derivadas de cada deporte.

La FIFA (Federación Internacional de Fútbol) cuenta con un programa de calidad para césped artificial (FIFA Quality Programme for Football Turf) para ofrecer un estándar industrial de calidad y fiabilidad reconocido en todo el mundo. World Rugby, la institución que gobierna las federaciones de rugby a nivel internacional, también regula las condiciones del césped artificial para este deporte en su Regulación 22. Ambos comparten puntos en común, pero las características de cada deporte motivan que existan exigencias diferentes respecto a, por ejemplo, la interacción del balón con la superficie o para la protección de los jugadores.

Para el césped artificial para rugby, las pruebas de laboratorio para garantizar su función técnica son similares a las del FIFA Quality Programme for Football Turf. Se trata de ensayos que determinarán la calidad del césped, garantizarán su sostenibilidad y resistencia y demostrarán las características de rendimiento requeridas por los jugadores. Principalmente son pruebas de laboratorio después de desgaste artificial como cambio de color –envejecido, fuerza de tracción y fuerza de tracción de las briznas envejecidas, resistencia de las uniones, etc.- y pruebas de identificación de producto como altura del filamento, fuerza de extracción de los filamentos, masa por unidad de superficie y filamentos por unidad de superficie, entre otras.

Así mismo, a nivel de interacción balón/superficie el criterio de rodadura de balón no es tenido en cuenta por World Rugby por razones obvias debido a las diferencias de forma entre el balón de fútbol y el de rugby.

Rugby: “El jugador, primero”

World Rugby, en su regulación específica para superficies de césped artificial y cumpliendo con su máxima “El jugador, primero”, establece dos aspectos o criterios más respecto a las exigencias comunes al fútbol. Estos cambios tienen que ver con el nivel de interacción jugador/superficie, que son considerados como muy importantes para la seguridad de los jugadores de rugby durante el desarrollo del juego:

  • Criterio HIC (Atenuación de Impacto de la Cabeza, por sus siglas en inglés): es un índice relacionado con la probabilidad de sufrir algún tipo de traumatismo craneoencefálico como resultado del impacto de la cabeza con la superficie de césped artificial. El HIC se usa como índice de medición estándar para predecir posibles daños encefálicos.El rugby es un deporte en el que los jugadores tienen una gran variedad de impactos en la superficie y es importante que esta sea sometida a ensayos para comprobar su resistencia a esas fuerzas en un período determinado de tiempo. El HIC de una superficie de césped artificial debe ser 1,3m.
  • Restitución de energía: considerada como la medida de la cantidad de energía que retorna al jugador desde el sistema de césped artificial en acciones como la carrera o el salto. Se mide con el mismo instrumental que la Deformación vertical y la Absorción de choques.
Artículo anterior
¿Una pantalla led en el establecimiento comercial? Jaguar Land Rover Store repite
Siguiente artículo
El campo de fútbol más histórico de Menorca renueva su césped con 4NX y subbase elástica Fine Tuned