InicioBaloncestoEl instituto María Soliño de Cangas renueva el pavimento de su pabellón

El instituto María Soliño de Cangas renueva el pavimento de su pabellón

La Xunta de Galicia impulsa la reforma del polideportivo, que ya está equipado con Mondoflex y la subbase impermeabilizante Everlay

El Instituto de Educación Secundaria María Soliño, en la localidad pontevedresa de Cangas do Morrazo, ya cuenta con nuevo pavimento de Mondo en su polideportivo. El acondicionamiento de la pista, impulsada por la Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia, ha consistido en la colocación de pavimento de caucho Mondoflex combinado con la subbase impermeabilizante Everlay.

Las obras, ejecutadas por la constructora Gómez Crespo, se completaron a principios de mes. En la pista del polideportivo, antes de la colocación del pavimento, se instaló una subbase Everlay de 1,2 milímetros, una lámina estabilizante que aisla de los problemas de humedad por capilaridad. Sobre ella se instaló el pavimento de caucho Mondoflex de 7,5 milímetros de altura. La estructura en tres estratos vulcanizados de este pavimento asegura a esta superficie de juego una densidad y dureza distribuida de manera uniforme, además de repartir correctamente las cargas, el retorno de la energía y la absorción de los impactos producidos durante el juego. Fabricado conforme a la norma UNE-EN 14904 para suelos multideportivos de interior, el proceso de vulcanización del caucho confiere a Mondoflex una gran resistencia y durabilidad.

Pasión por el balonmano

Los trabajos de acondicionamiento del pabellón IES María Soliño se completaron con el pintado para poder jugar a balonmano (un deporte que despierta mucha pasión en el municipio ya que el Frigoríficos do Morrazo-Balonmano Cangas compite en la Liga Asobal), fútbol sala, baloncesto y voleibol.

Cangas se suma así a otras localidades e instituciones que, en los últimos meses, han apostado por Mondoflex y Everlay para equipar las pistas de sus instalaciones deportivas, como es el caso del pabellón municipal de Vilafant (Girona) o el madrileño Colegio Kolbe.

Artículo anterior
Manacor: nuevo pavimento para una ciudad volcada con el deporte
Siguiente artículo
Bizkaia es FIFA Quality Pro