El calendario de atletismo indoor deparaba la semana pasada importantísimos eventos como el Mundial de Birmingham o el Campeonato de España Sub20. Las citas, que se disputaron sobre pavimento Sportflex Super X 720 y con equipamiento de Mondo, se saldaron con excelentes marcas y varios récords para los libros de historia.

Primera parada: Birmingham. Alrededor de 400 deportistas asistieron al Campeonato del Mundo en Pista Cubierta de la IAAF, que se disputó entre el 1 y el 4 de marzo. Christian Coleman, plusmarquista mundial de 60 metros lisos en pista cubierta con 6.34 segundos, avisaba: «La pista es muy rápida». Los resultados le dieron la razón: el estadounidense se llevó el oro con un registro de 6.37, nuevo récord de los campeonatos. Pero el gran triunfo lo firmó Polonia al batir el récord del mundo de 4×400 en pista cubierta con un espectacular tiempo de 3:01.77.

 

Más nombres que brillaron con luz propia en la ciudad británica: la etíope Genzebe Dibaba se proclamó campeona en 3.000 metros y, dos días después, también en la distancia de 1.500; el pertiguista francés Renauld Lavillenie logró su tercer título mundial y el héroe local fue Andrew Pozzi, que se colgó el oro tras la final masculina de 60 metros vallas.

Pese al disgusto por la descalificación de Óscar Husillos en la final de los 400 metros -el histórico tiempo de 44.92 le hubiera valido el oro y el récord de Europa-, la participación española se saldó con dos notables medallas de bronce (Ana Peleteiro en triple salto y Saúl Ordóñez en 800 metros), dos quintos puestos (Álvaro de Arriba en 800 metros y Adel Mechaal en 3.000 metros) y un octavo puesto de Eusebio Cáceres en longitud. El conjunto español dejó muy buenas sensaciones en Birmingham y lo que es más importante, la seguridad de que muy pronto llegarán importantes triunfos.

Plusmarcas en España

Del presente del atletismo español a su futuro más inmediato. El pasado fin de semana también se disputó el Campeonato de España Sub20 en el recinto ferial Expourense. Los jóvenes atletas corrieron sobre la pista hidráulica peraltada de Mondo que se inauguró en diciembre, equipada con pavimento Sportflex Super X 720. No estaba Coleman para atestiguarlo, pero la de Ourense también fue una pista rápida: se batieron cuatro récords de España en 200 y 400 metros. Pol Retamal batió dos de esos récords en 200 metros: paró el crono en 21.12 en la semifinal y, en la final, rebajó aún más el tiempo hasta los 20.99.

En los 400 metros lisos, la catalana Sara Gallego -actual campeona de España en 400 metros vallas- fijo el nuevo récord en 54:09. Alfredo Jiménez, por su parte, bajó la plusmarca masculina a 47.38.

Artículo anterior
El histórico Camp d'Esports de Lleida estrena una gran pantalla led de Mondo de 18 metros cuadrados
Siguiente artículo
Adiós, elevador manual: cómo el saltómetro electrónico ayuda a los jueces de salto con pértiga