InicioAtletismo¿Por qué las puntas de las zapatillas de los saltadores están dobladas hacia arriba?

¿Por qué las puntas de las zapatillas de los saltadores están dobladas hacia arriba?

La tabla de batida debe estar a la misma altura que la pista, pero la tabla que contiene la plastilina se eleva 7 milímetros.

Descargar infográfico

Las pruebas de salto de longitud y triple salto se sustentan en una balanza en la que la concentración del atleta, su potencia, ritmo y velocidad deben lograr el equilibrio perfecto con la precisión. En la tabla de batida, apenas unos escasos milímetros pueden condenar al fracaso a un gran salto. Por este motivo, las puntas de las zapatillas de muchos atletas están un poco dobladas hacia arriba, intentando así evitar tocar la plastilina que marca el límite en la tabla.

No en vano, la tabla de batida es protagonista omnipresente en estos saltos: son una referencia indiscutible tanto para los atletas como para los jueces. ¿Pero cómo es esta tabla? ¿A qué distancia tiene que estar del foso?

Fisionomía de la tabla

Ubicada sobre un soporte que se encastra en el suelo, la tabla de batida mide 1,22 metros de largo (igual que el ancho del pasillo de carrera, del que debe quedar al mismo nivel). Su anchura es de 30 centímetros, de los que 20 corresponden a la tabla en la que el atleta -si ajusta el salto- bate y se impulsa para el despegue; los otros 10 centímetros son de la tabla de plastilina, que es la que marca el límite y permite verificar los saltos nulos.

La superficie de la tabla de plastilina se eleva desde el nivel de la tabla de batida en 7 milímetros (± 1 milímetro). Sus bordes estarán o bien inclinados en un ángulo de 45º con el borde cubierto con una capa de plastilina o cortados de tal forma que el hueco, cuando sea cubierto de plastilina, forme un ángulo de 45º.

Distancia de la tabla de batida al foso

Salto de longitud:

  • La distancia entre la línea de batida (tabla de plastilina) y el extremo más lejano de la zona de caída será como mínimo de 10 metros.
  • La línea de batida estará situada entre 1 metro y 3 metros del borde más próximo de la zona de caída.

Por lo tanto, el foso podrá tener entre 9 y 7 metros dependiendo de la situación de la tabla.

Triple salto:

  • La distancia entre la línea de batida para hombres y el extremo más lejano de la zona de caída será al menos de 21 metros.
  • En competiciones internacionales debe haber una tabla de batida distinta para hombres y para mujeres. Respecto al borde más próximo de la zona de caída, la línea de batida no estará a menos de 13 metros para hombres y 11 metros para mujeres.

Colocando la tabla de salto masculino a 13 metros, el foso no podrá tener menos de 8 metros.

Los antiguos griegos saltaban con pesos

El salto de longitud forma parte de los Juegos Olímpicos (en categoría masculina) desde su primera edición, celebrada en Atenas en 1896. En categoría femenina, la prueba debutó en Londres 1948. No obstante, esta prueba ya se practicaba en los JJOO de la Antigüedad, donde estaba incluida en la prueba del pentatlón. Por aquel entonces, los atletas saltaban con un peso en cada mano.

Respecto al triple salto, la IAAF apunta que en los JJOO de 1896 la prueba consistía en dos brincos y el salto final, aunque que la técnica del hop-skip-jump (brinco-paso-salto) no se estandarizó hasta 1908. La prueba femenina no fue olímpica hasta Atlanta 1996.

Las competiciones de salto de longitud han dejado grandes nombres para la historia del atletismo como Jesse Owens, Bob Beamon o Mike Powell. En España, una de las figuras más destacadas en las pruebas de triple salto es el actual presidente de la RFEA, Raúl Chapado, que se proclamó campeón nacional de esta disciplina en 15 ocasiones y compitió en los JJOO de Sidney 2000, entre otros logros de su palmarés deportivo.

Artículo anterior
Un juez infalible para las pruebas de salto de longitud y triple salto: el vídeo
Siguiente artículo
Máxima calidad para el fútbol base: El Puerto de Santa María ya es FIFA Quality Pro