InicioSabías que...Con la salud no se juega: ¿cómo saber si un pavimento protege la calidad del aire que respiran los deportistas?

Con la salud no se juega: ¿cómo saber si un pavimento protege la calidad del aire que respiran los deportistas?

Las certificaciones Greenguard y Greenguard Gold se encuentran entre las más reconocidas a nivel internacional como garantía de control frente a la emisión de compuestos orgánicos volátiles.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estima que la mayoría de las personas pasa alrededor del 90% de su tiempo en recintos cerrados. En este escenario se ha desarrollado la apuesta por mejorar la calidad del aire en recintos de interior (IAQ, Indoor Air Quality), que presta especial atención a los edificios e infraestructuras donde desarrollamos gran parte de ese tiempo. ¿Qué factores afectan a la calidad del aire? Pueden ser biológicos -como bacterias y otros agentes infecciosos- o químicos, como sería el caso de los compuestos orgánicos volátiles (COV), que son aquellas emisiones procedentes de pinturas y barnices, productos de limpieza, materiales de construcción, mobiliario o pegamentos y adhesivos, entre otros.

Cada vez existe mayor concienciación en la sociedad a la hora de regular aspectos medioambientales y de seguridad que afectan a los usuarios. Algunos países -como Francia, Alemania o Australia- han desarrollado sus propias certificaciones relacionadas con la calidad del aire. Otras iniciativas como los certificados Greenguard, que prestan especial atención a los COV, están ampliamente reconocidos a nivel internacional.

Certificaciones Greenguard

The Greenguard Environmental Institute nació como una organización independiente para velar por la protección de la salud humana. Entre sus principales objetivos se encuentran mejorar la calidad del aire y reducir la exposición de las personas a agentes químicos y otros contaminantes. Con los sellos Greenguard y Greenguard Gold se certifican aquellos productos y materiales que ofrecen una baja emisión de químicos.

A nivel internacional, estas certificaciones se encuentran entre las más reconocidas como garantía de control frente a los COV. Más de 400 códigos de edificación sostenible, estándares, guías de procedimiento y sistemas de calificación reconocen estos certificados. Los distintivos Greenguard ayudan así a que los responsables de edificios y de cualquier otra infraestructura con pavimento -tanto de uso cotidiano como deportivo- puedan conocer cuáles son los productos más seguros.

Los estándares de medición Greenguard se basan en los criterios de diversas agencias de salud públicas y, para que certifiquen un producto, este debe superar test científicos independientes entre los que se incluye la monitorización de sus emisiones de químicos.

El certificado Greenguard Gold presta especial atención a las superficies en las que los principales usuarios van a ser niños y jóvenes, como puede ser el caso de guarderías, colegios o recintos deportivos destinados a público infantil.

En el ámbito deportivo, el control de la calidad del aire no se circunscribe únicamente a recintos indoor: más allá de los pabellones, los certificados Greenguard y Greenguard Gold también se pueden encontrar en otras superficies como los sistemas de césped artificial o los pavimentos para pistas de atletismo.

Artículo anterior
DUAL XN: la última innovación en césped artificial
Siguiente artículo
La llama olímpica se prepara para iluminar Buenos Aires: los Juegos de la Juventud contarán con sello Mondo