InicioBalonmanoSeguridad en equipamientos: guía rápida para elegir porterías de fútbol sala y balonmano

Seguridad en equipamientos: guía rápida para elegir porterías de fútbol sala y balonmano

Para evitar accidentes, la apuesta por la seguridad se ha reforzado incorporando sistemas antivuelco.

Para la elección de la portería para balonmano o fútbol sala se deben tener en cuenta, entre otros factores, la edad prevista de los usuarios principales, el lugar de la instalación, el tipo de superficie de juego y cómo se van a transportar y almacenar. Pero, sobre todo, son prioritarias las medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de accidente. Estos criterios no se deciden al azar: están detallados en las normas UNE EN que les son aplicables. Conocer las normas y la regulación –y exigir la verificación externa de que estos equipamientos deportivos las cumplen– son la mejor garantía para acertar en la decisión de compra.

SEGURIDAD Y MARCO NORMATIVO

1. ¿Qué normas determinan cómo deben ser las porterías de balonmano y fútbol sala?

  • La norma europea UNE-EN 16579 sobre equipamientos de los campos de juego se centra en porterías portátiles y fijas y cuáles son los requisitos funcionales y de seguridad que deben cumplir, así como cuáles son los métodos de ensayo. Esta norma es aplicable tanto a porterías de competición como a aquellas destinadas a entrenamientos o juegos recreativos (incluyendo centros educativos), ya estén ubicadas al aire libre o en un recinto indoor.
  • Por su parte, la norma UNE-EN 749 es específica para porterías de balonmano y detalla los requisitos funcionales, de seguridad y métodos de ensayo para porterías destinadas a este deporte. ¿Y qué ocurre con las de fútbol sala? Las Normas NIDE del Consejo Superior de Deportes, que definen las condiciones reglamentarias y de diseño que deben considerarse en la construcción de instalaciones deportivas, establecen que las porterías para fútbol sala deben cumplir «las Reglas de Juego de fútbol sala y los requisitos de seguridad de la norma UNE-EN 749». Por lo tanto, comparten las mismas exigencias de seguridad independientemente de si el deporte a practicar es balonmano o futsal.

2. Criterios de seguridad a tener en cuenta

Conocer los riesgos

  • Las normativas tienen en cuenta el riesgo que pueden conllevar las porterías si no cumplen con los criterios de seguridad durante su fabricación, su instalación, transporte o uso. Entre otros riesgos, se especifican puntos de aplastamiento (lugar donde partes del equipo pueden desplazarse unas con otras o contra una superficie fija, de forma que las personas o partes de su cuerpo -como dedos, cabeza o cuello- puedan ser aplastadas), puntos de cizallamiento (lugar donde parte del equipo puede desplazarse más allá de otra parte fija o móvil o más allá de una superficie fija, provocando cortes en las personas) o atrapamientos (lesiones provocadas al quedar atrapada una parte del cuerpo o la ropa). Existen soluciones para comprobar el riesgo de atrapamiento en los equipamientos, aunque su uso es orientativo y no sustituye a las sondas homologadas para realizar los ensayos pertinentes.

Exigir la documentación

  • A la hora de adquirir porterías se deben exigir las instrucciones del fabricante para su instalación, transporte, almacenaje y mantenimiento. Para las portátiles, también deben incluir las instrucciones sobre el sistema de anclaje que se debe utilizar, así como todos los componentes necesarios. También es muy recomendable solicitar los informes de ensayos realizados a las porterías.

Señalización correcta

  • Las porterías deben contar con una etiqueta de advertencia fijada de forma duradera que muestre la información sobre la misma, como la norma europea que cumple, el nombre o marca del fabricante y su año de fabricación, su tamaño, peso y el uso para el que está diseñada. En el caso de estas porterías, debe señalarse que está diseñada para balonmano, fútbol de interior y hockey de interior y no para otro uso.
  • No existe el Marcado CE para porterías de balonmano/fútbol sala, por lo que es un fraude que las porterías lo lleven y no es garantía válida de cumplimiento de la norma. Más bien al contrario, es garantía de que el fabricante no conoce la norma.

Sistemas contra el vuelco

  • Los marcos y las porterías portátiles deben estar marcados de forma clara con los contrapesos requeridos y con las posiciones de montaje para los sistemas de anclaje. En todo momento la portería debe estar asegurada contra el balanceo. La instalación de sistemas antivuelco son una garantía muy a tener en cuenta para evitar accidentes. La FIFA, en las nuevas reglas del juego de futsal (en vigor desde el pasado 1 de junio), ha establecido que las porterías «deberán disponer de un sistema estabilizador que impida su vuelco. Aunque no deberán estar ancladas al suelo, el peso de la parte trasera de las porterías deberá permitir moverlas sin poner en riesgo la seguridad de los participantes. Se podrán utilizar porterías portátiles solo en caso de que se cumpla esta condición».

Sin esquinas ni aristas peligrosas

  • Las esquinas, bordes o aristas de la portería que pueden ser causa de lesiones deben redondearse con un radio de al menos 3 milímetros. Los bordes del marco deben redondearse con un radio de 4 ± 1 milímetro.

Garantía de repuestos

  • Cuando se requieren piezas de repuesto, estas deben ser del fabricante original para garantizar la integridad de la portería.

Uso correcto

  • No se deben añadir accesorios o elementos que puedan afectar a su seguridad de la portería. Los jugadores tampoco deben trepar o suspenderse de la red y del marco.

3. Cómo verificar el buen estado de las porterías

Se debe verificar y comprobar cualquier signo que alerte sobre posibles grietas, fracturas o hendiduras, no separando ningún componente del marco. También se debe estar muy alerta y no hacer uso del equipamiento ante posibles deformaciones.

De igual modo, no deben existir fracturas o deformaciones en las fijaciones de la red y estas no se deben salir. Cualquier abertura en la fijación de la red no debe suponer un riesgo de aprisionamiento. Como sistema de fijación de la red a la portería no se deben utilizar ganchos ni mosquetones metálicos.

4. Seguridad en el transporte

Según el tipo de recinto deportivo, en ocasiones es habitual tener que mover las porterías tanto para colocarlas como para retirarlas para la práctica de otros deportes. El sistema de transporte que se utilice debe garantizar que no se caigan o suelten involuntariamente. Durante el traslado, no se deben arrastrar ya que podrían estropear determinados pavimentos deportivos.

A la hora de recolocar unas porterías que no se van a utilizar durante la o las siguientes actividades que tienen lugar en la instalación deportiva, existen pequeñas acciones y costumbres que ayudan a incrementar notablemente la seguridad. Un ejemplo práctico que no conlleva ningún coste: si se retiran las porterías hacia las paredes o las esquinas del pabellón, estas se deben colocar con los postes y el travesaño pegados a la pared. De esta forma se dificulta y desincentiva que cualquier persona se cuelgue de ellas, con el consiguiente grave riesgo de accidente.

5. Revisiones de seguridad

¿Cada cuánto se deben revisar una portería para asegurar que cumplen con los criterios de seguridad? Depende de su uso y ubicación, pero sí deben programarse mantenimientos e inspecciones que pueden ser incluso diarias. Ante la más mínima duda de riesgo, la portería se debe dejar fuera de uso. Más allá de las inspecciones visuales, se deben realizar inspecciones funcionales al menos una vez cada seis meses o con mayor frecuencia. Cada año (o en menor tiempo) se debe realizar también una inspección principal y elaborarse un informe correspondiente. En las instrucciones del fabricante deben venir detallados tanto los periodos de revisiones como un listado de qué partes de la portería se deben comprobar.

DISEÑO Y FUNCIONALIDAD

1. Partes de una portería

Las porterías deben considerarse como un conjunto integrado no solo por los postes y el travesaño, si no también por la red, la barra trasera, los anclajes, los estabilizadores y cualquier otro accesorio que pudiera requerirse.

2. Medidas de las porterías para balonmano y fútbol sala

Las medidas interiores de las porterías de balonmano son de 2 metros de alto por 3 metros de ancho. Deben estar firmemente fijadas al suelo por medio de cajetines u otro sistema de anclaje o a las paredes que estén detrás de ellas.

3. Materiales

Según la norma UNE-EN 749, el marco de la portería puede ser de madera, acero, metal ligero o material plástico. Los soportes traseros de la red, así como los marcos laterales y trasero a suelo, deben hacerse de metal ligero y/o acero anticorrosión. Para la red pueden utilizarse hilos de fibras naturales o sintéticas.

OTRAS CUESTIONES A TENER EN CUENTA

La seguridad y el diseño son factores de primer orden a la hora de tomar la decisión de compra de estos equipamientos, pero en la elección también deben tenerse en cuenta otros criterios que, no por ser intangibles, son menos importantes. ¿El fabricante cuenta con certificados emitidos por entidades externas e independientes que respalden su apuesta por la calidad en sus procesos y por la seguridad de sus trabajadores? ¿Apuesta por la sostenibilidad tanto en su organización como en sus procesos productivos? ¿Está comprometido con la Responsabilidad Social Empresarial?

Entre otras garantías de calidad y seguridad que se pueden solicitar al fabricante, el importador o el distribuidor están la ISO 9001 (gestión de la calidad), la ISO 14001 (gestión ambiental) y OSHAS 18001, la norma que certifica entornos de trabajo más seguros para los trabajadores. Estas sensibilidades y la apuesta compartida con el cliente por mejorar el entorno y la sociedad son, en muchas ocasiones, las que marcan la diferencia.

Artículo anterior
¿Qué superficie debo instalar en mi pabellón si se van a practicar deportes sobre ruedas?
Siguiente artículo
El atletismo oscense vuelve a apostar por Mondo: Sabiñánigo renovará el pavimento de su pista con Sportflex Super X 720